martes, 9 de mayo de 2017

6ª ROMPEPIERNAS CICLOTURISTA 2017. Crónica alicate.

Qué pasa pues runnerfuckers!!!!

Sin más excusas que las de siempre (que no son pocas…) aquí estamos de nuevo con otra entradica en el blog. Como pa contar cosas de continuo no me da la vida, a carreras ya no vamos porque estamos a lo que estamos, pues eso, Crónica al canto de nuestras aventuritas con el dorsal!!!

Aquí va la Crónica Alicate de la marcha cicloturista ROMPEPIERNAS!!




La idea era sumar kilómetros, sin mayor presión que curtir un poco las patas dándole al pedal y metiendo un poco de desnivel. Por eso la elegida fue la versión “media” de la sexta edición de la Cicloturista ROMPE PIERNAS. Un poquico más de 140 km y 2.300 D+. Nada, un paseo… Entrenos con dorsal. Pero claro, cuando de por medio junto a la palabra “dorsal” ponemos “Sta. Pi”, tú y yo lo sabíamos, nada de ir de trankis, más tirando a fuego que otra cosa (y alguno a rueda jijijiji).


Sábado. Madrugón del carajo para marchar hasta Sos Del Rey Católico. Cargamos los bártulos en el Pi-Móvil y ponemos rumbo a las altas Cinco Villas. Como todavía es temprano me libro de que Sta. Pi me dé el viaje cantando. Unos cuantos kilómetros más tarde y unas muchas curvas después llegamos. Na más llegar ya hay peña calentando en rodillos y subiendo puertos, desconocemos cómo funciona el mundillo ciclista pero intuimos que serán los Pros, porque vaya moral, con la panadera de kilómetros que nos espera a todos... Nos metemos en el primer bar que vemos para echar el antepenúltimo pis del miedo y de paso saludamos a la Anita  Matojo de Nervios y otros compis que participaban en la versión Corta y estaban a puntico de salir ya. Vamos directos a por el dorsal y nos juntamos con el compi de Andanda Eh, también aspirante a Iron… conocido como El Hijo De La Carmen, aunque le podríamos llamar también El Garrillas, porque jodo cómo se ha quedado el tío!! Y eso que hasta Barcelona le quedan meses!!!! Al ir sobrados de tiempo toca desayunar y soltar lastre. Nos juntamos con más componentes del club Andanda Eh a intercambiar batallitas y risas mientras echamos un café, unas madalenas y unas visitas al señor Roca. Y cagando leches a ponernos guapos, que hay que montar las bicis, maquearnos, terminar de ponernos nerviosos y demás.
 
Recogida de dorsal y feria del ciclista. Un pueblo bien majico
 el de SOS oiga usté (Foto de zargozaweb.com)
A lo largo de la semana la meteo pintaba chunga, así que el tema vestuario era toda una incógnita. Y más teniendo en cuenta que somos nuevos en esto de las Cicloturistas (sólo tenemos en nuestro Currículum  la Treparriscos). La gente nos dice que en los puertos a la bajada como son zonas de umbría hará rasca, pero que subiendo calor…Joer, vamos apañaos.
 
Y nunca más hasta avistar el avituallamiento volvió a lucir sonrisa el
chaval este que sale al lado de Sta. Pi.
Marchamos a la línea de salida y continuamos agarrando capazos. Esta vez el capazo XL se lo comió enterito el señor Carliños, un ciclista machaca al que breamos a preguntas sobre cómo son los puertos, el tiempo de corte, etc etc Entre pitos y flautas empieza a sonar una traca de petardos que levanta una jumera del copetín y que supone la salida de la Rompepiernas!! Ah, no, espera un poco, que hay tanto humo que no se ve nada! Jajajajaj Tal cual. Y una vez disipado el humo comienza el festival. Al turrón!!!!

Na más salir ya está el primer puerto. Seis kilómetros de tirón. Y los ciclistas que participan en la larga se unen junto a nosotros también, así que imaginaros el pifostio de bicicletas que es eso. Todos subiendo, cada uno como puede o como quiere. La verdad es que no estamos para nada acostumbrados a rodar entre cientos de ciclistas. Y se hace raro lo de encontrar un hueco en semejante marabunta, en el que te encuentres cómodo de ritmo. Así que vamos pasando de un grupo a otro, a veces tirando, a veces chupando rueda, y para mi gusto siempre un poco más rápido de lo que me gustaría subir, la verdad (aunque todo sea dicho, subir no me gusta un cagao, vale?). El caso es que yo sigo la rueda de Sta. Pi. Si tira tiro, si elige una grupeta pues esa grupeta, y si mete más ritmo del que me gusta pues sacó el muñequico con coleta suyo que tengo para hacer vudú y le clavo varias agujas (spoiler: si lo hubiera tenido le hubiera clavado un costurero entero jajajajaja). Arriba del todo me pregunta Sta. Pi si ya terminó el puerto, el sonido de “clac, cataclac, clac clac cataclac” generalizado de la peña cambiando de plato parece decir que sí. Después de 20 minutos el puerto ya está finikitao, al final no era pa tanto (en caso contrario vamos apañaos….porque era el primero de seis!). Comienza la bajada, que sin ser muy pronunciada, vamos a cuchillo. Es inevitable calentarse. Todo Peter le zumba al pedal, no vamos a ser nosotros menos. Pero claro, son 140 kilómetros… Así que en un momento de lucidez levanto el pie del acelerador porque si no no llego ni al siguiente puerto (Sta. Pi ahí estuvo más sensata que yo, sin que sirva de precedente y me dice que “dónde narices vas que no llevamos ni 10 km en las patas”). 

Premio para quien encuentre a una chica que no le gusta ir a rueda en pelotón,
y otro gallifante para que encuentre a uno que le encanta ir ahí escondidico.
(Foto de zaragozaweb.com).

Durante la bajada nos reagrupamos con El Hijo De La Carmen. Este va fino en la bici así que lo elegimos como gregario de los de pata negra. En la bajada lo cierto es que hay que andar con mil ojos. Aquí vas a toda ostia y no sólo adelantas si no que eres adelantado tanto por babor como estribor. Y todo ello tomando curvitas. Ya lo he dicho pero es verdad, no estamos acostumbrados a ir con mil ojos cuando rodamos. Por tanto vamos super al loro para no liarla. Todo ello a una velocidad de la puta ostia. Siguientes kilómetros van picando para arriba rumbo al siguiente puerto. A veces pillamos grupeta, aunque la mayor parte de las veces somos nosotros los que encabezamos nuestra propia mini grupeta (bueno, yo lo que se dice yo…algún metro creo que tiré…pero si la medida oficial del ciclismo es en kilómetros…ahí ya no recuerdo bien si tiré mucho, o alguno…). El Hijo de la Carmen y Sta. Pi son los encargados de poner la velocidad de crucero. Como no pica mucho parriba guardo el muñeco de vudú de Sta. Pi. El siguiente puerto la verdad es que no se me hace tan duro. Quizá es porque la maquinaria ya está caliente. No lo sé. Durante la subida aún nos da para charrar un poco (os podéis imaginar la temática no? Jajajaja Que si la logística para la T1 en la LD, que si la alimentación en el sector de la bici, etc). Como quien no quiere la cosa nos acabamos de merendar otro puerto. Sergio, digooo el Hijo de la Carmen se adelanta para hacer un pis, y después de coronar comenzamos otra bajada dándole ferrete al tema. Nos engancha Sergio y  Maiki De Fuego, otro Andandaeh. Estas bajadas son un gustazo la verdad. La carretera con tráfico cerrado, enterita pa nosotros, y con el pelotón multitudinario ya estirado, con lo que ya no vas tan en tensión como al principio.

La verdad es que el circuito molaba. Si no hubieramos ido tan a foguete lo mismo lo hubiera disfrutado un poco jajajaja
(Foto de zaragozaweb.com)

El avituallamiento del km 50 y pico en Uncastillo nos lo picamos. Vamos lanzados. Segio baja trazando las curvas que da gusto tumbando la flaca. Sta. Pi lo sigue full gas detrás y yo pendiente de no dormirme porque como me despiste se me van a tomar por saco. De nuevo nos quedamos mini grupeta con Sergio y Sta. Pi mano a mano liderándola, y yo y otros ciclistas siguiendo el ritmo que marcan. Aquí no releva ni el rorro. Yo lo haría, pero es que me entra la risa cada vez que lo hago…y Sta. Pi además me echa la bronca porque no tengo ni idea de cómo hacerlos y de que la freno jajajajaja

Técnica para tomar curvas y no descontrolar postureo.


Vamos a merendarnos el puerto de Itorre y de Luesia. Es el ecuador de la carrera más o menos y las patas ya empiezan a echar humo en alguna subida cuando Sta. Pi mete algún arreón. Lo cierto es que no recuerdo muy bien el recorrido. Pero juraría que después de esta zona comienza un rompepiernas horrible. Carretera estrecha con el asfalto rollo Paris-Roubaix, con el aire cascando de morros, y con mini subidas y mini bajadas constantes. Yo no sé ni qué plato meter. La carretera es muy estrecha y nos hemos juntado mogollón de peña. Como te descuelgues medio metro ya no recuperas. Entre eso y el traquetreo yo aquí no es que disfrutara mucho. Que si apretando para coger a esos, que si de repente frenazo porque la grupeta frena, que si meto plato o cambio piñones… Desde luego, el nombre de ROMPE PIERNAS está más que bien elegido para esta carrera. Hay cero metros de llano, y si bien te pegas muchos kilómetros bajando, ahí no es que vayas fumando precisamente. Aprovechas para darle gas como si no costara.

Arriba, abajo, arriba, abajo...así 140 kilómetros...

En una de estas caemos que Sergio ya no está con nosotros. Al ser estrecha la carretera tampoco hay mucho margen para saber si queda muy por detrás o sólo está a rueda un par de metros detrás de mí. En nuestra grupeta se queda como fijo un tipo que a falta del Sergio, es quien nos echa un cable a la hora de dosificar, así como explicarnos lo que nos queda. Más tarde nos dimos cuenta de que Sergio tuvo un problema mecánico, que se le debió de despollar  la cadena y ahí nos desenganchamos de nuestro iron gregario (ná que no pudiera solucionar con unos pocos de juramentos y sudores fríos en unos minuticos!).
En algún cruce hay un pequeño momento de pánico generalizado, porque de lejos conforme la grupeta se acercaba veíamos a los voluntarios ondeando la bandera señalizando la dirección que debíamos seguir… sólo que nadie tenía claro si esos movimientos significaban para un lado o para otro!!!! Jajajajajajajaja Por suerte la gente va bien en la bici, y  con unos frenazos a última hora y un poco de sangre fría elegimos la dirección correcta. Pero jodo floro qué momento de pánico ahí en medio del pelotón y todo Peter diciendo que si era a derecha o recto!!!

Subir jode. Bajar mola. Esto es así y lo sabéis!

Vamos pasando localidades, en las que si bien no es multitudinario el recibimiento, la gente que te encuentras lo da todo. Y sobre todo cuando pasa Sta. Pi. Que no es que su fama la preceda eh, si no que al no haber casi ninguna chica pues lo de siempre, que si “venga guapa”, “esa chica valiente”, “vamos campeona” etc etc etc etc Haciéndonos sentir a los demás como feos e invisibles jajajajaja Aunque yo en el fondo ya estoy acostumbrado, y al ir tan cerca de su rueda me apropio de esos gritos de ánimo. Así que también me dan un poco de alas para seguirla.

Que la carretera nos pertenezca durante unas horas es la caña de españa...y si quitáramos las subidas lo mismo rozaba el orgasmo jejejeje (Foto de zaragozaweb.com).

En una de estas veo que el tiempo de corte ya no nos coge. Se lo digo a Sta. Pi por si acaso le entra un poco de piedad y deja de apretar. Se supone que la media para que te coja es 21.1 km/h y nosotros vamos sobre los 29 de media. Me contesta que si es en serio. Nos ha jodido!!!! Si no pasamos el tiempo de corte nosotros se va a tomar por saco más de media carrera!!!!!!! La moza se queda más tranquila pero yo no, porque no aflojamos una mierda. Así que nada. Seguiremos con la táctica: apretar el culo y los dientes hasta que aguante el cuerpo.

Camino del km 100 empezamos a lamentar el habernos saltado el avituallamiento del km 50. Con la calor que está haciendo, dos bidones para tres horas y pico que llevamos se nos ha hecho más que corto… Así que en este momento toca descontar kilómetros hasta ese avituallamiento salvavidas. Y lo mismo que nosotros debieron de pensar todo el mundo. Porque menudo tapón humano se forma en ese punto. Yo veo que Sta. Pi le da su bici a una familia que hay viendo la carrera y que sale disparada a rellenar los bidones. Ale, pues yo también. La gente se ofrece a guardarte la bici mientras reponemos. Así que me lanzo en primer lugar a beber y rellenar los bidones; y acto seguido a devorar. No tengo miramiento. Está todo buenísimo o eso me lo parece. Arramplo con un puñado de kikos y luego me tiro al dulce como si lo fueran a prohibir. Me preto un croisant relleno de chocolote y un pastelito, y me echo al maillot varios pastelitos y una barrita. Los geles ni los miro que de eso ya voy servido y no da tanto power como esto otro jajajajaja

Tumbando que es gerundio.
A todo esto ni me doy cuenta pero perdí a Sta. Pi en mitad del festín. La localizo y me hace un gesto como que ya vale. Ale pues. Seguimos con lo que estábamos… Me dice Sta. Pi que hoy se lo puede permitir y que se ha cogido una palmerita de chocolate pal camino. Yo le contesto “sólo eso???” jajajajaja Llevamos 100 km y las patas al jerez no vamos a poder permitirnos un poco de morro!!!!! Con tan mala suerte que cuando está abriendo la palmera chocolate se le cae al suelo. Tenías que haberle visto la cara de poema que se le quedó!!! No os digo más que estuvo a punto de parar y volver a por ella!! La convencí sacando del bolsillo de mi maillot no se qué mierdas con chocolate de las que arramplé, se lo paso y seguimos.

Si piensas que en las bajadas recuperas fuelle vas apañado...
Una vez rellenados los depósitos volvemos a donde lo dejamos. Oooootra vez parriba, ooootra vez pabajo. A estas alturas ya casi no hay grupetas que valgan. Grupos de tres, cuatro personas, no muchas más. Por lo menos en nuestra zona de carrera. Pi me dice que de pulsaciones va genial, yo le digo que no quiero ni mirar por si acaso me asusto. Nos queda el último puerto…
En este punto es donde la peña se echa al arcén a estirar, o a recuperar de la pajara o a esperar el coche escoba. Y no pocos además. Nosotros chino chano vamos tirando. Yo ya voy tirando a justo, y en las curvas recorto y apuro todo lo posible, que pa eso tenemos el tráfico cerrado para nosotros (así me salieron casi 200 metros menos que a Sta. Pi jajajajjaa). Y con poca, muy poca conversación, el último puerto pasó a la historia. Toca bajar y bajar para terminar bajando un poco más y llegar a Sos. Un último desvío por una carreteruca de mala muerte donde el límite de velocidad es 20 (literal) y donde no diré a qué velocidad íbamos… Y que Sta. Pi se pensó que nos desviaron por ahí porque estábamos fuera de carrera!!! Jajajajaja Y últimos metros ya para llegar a meta. Qué bonito Sos del Rey Católico! Cuántas ganas de volver a verlo tenía!!!!! Jajajajajaj

San Seacabó la Rompepiernas!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Ale, marchando, tú a Roth y nosotros a Vitoria!!!
(Foto de zaragozaweb.com)


Rompepiernas terminada, con las piernas bien calientes pero no rotas. Super contentos y super hambrientos. Tras beber como universitarios en San Pepe, posar para los medios, unos mini capazos, pasamos directamente de duchas y de cambiarnos absolutamente nada y metemos el último piñón para enfilar hacia donde dan la comida. Estamos más hambrientos que Falete en Supervivientes. Hacía siglos que no comíamos unos platos tan excepcionales. Qué macarrones y qué albóndigas jajajajajaja Creo que lo único que nos quitamos para comer fue el casco y los guantes…
 
Comidas que te saben igual que las de un restaurante con
estrella Michelín...
En definitiva. Otro dorsal más para la colección. Y un entreno de los de pata negra que nos acerca a nuestro objetivo de la temporada… Seguimos sumando. Seguimos disfrutando!!


En breves…comienza la temporada de Triatlón!!!!!!


PD.- Las fotos de la crónica están sacadas de la web de quieromisfotos.com y de zaragozaweb.com, y luego las cutres pues con el móvil, claro.




VI ROMPEPIERNAS DISTANCIA MEDIA

DISTANCIA:  140 km 2.200D+.

LLEGADOS A META:  423.

PRECIO: 37 euris.

CRONO DEL MÁS RÁPIDO Y DEL QUE MÁS HA AMORTIZADO EL COSTE DE LA INSCRIPCIÓN: 4h 12´ 16" y  7h 07´20”.




CUANDO LA MERKEL LE PREGUNTA A PUTIN POR QUÉ LLAMAN ROMPEPIERNAS A ESTA CICLOTURISTA


2 comentarios:

  1. Una vez mas, enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  2. Que geniales! Y no chupes tanta rueda jaja

    ResponderEliminar